SEGUIDORES

Buscar este blog

sábado, 9 de julio de 2011

LA REDOTA, LA PELICULA DEL LIBERTADOR

23 DE OCTUBRE DEL 2011, Q SUCEDERA?

EL CAMPAMENTO DEL AYUÍ – LA PELICULA DEL LIBERTAdor

BICENTENARIO DE LA EMANCIPACIÓN DE LA GESTA ARTIGUISTA

El post del día de hoy es de carácter histórico, para ambientar un poco la trama de la película.

El 23 de octubre de 1811 se firma la paz entre el imperio portugués y las Pro­vincias Unidas del Río de la Plata. Esto significaba que la Banda Oriental era en­tregada al invasor extranjero, iniciando así el Éxodo Uru­guayo.

En palabras de Antonio P. Castro, "Rondeau abandonaba Montevideo. Al frente Rondeau, con sus lanceros argentinos; después, Artigas [que había sido nombrado "Jefe de los Orientales unos días antes], con sus blandengues, y cerrando la marcha… ¡todo el pueblo oriental! Porque eran hombres, mujeres, niños, ancianos, ricos y pobres, indios, carretas, carruajes, animales, el pueblo en ma­sa, sin excepciones, que prefirió arrastrar la suerte de su jefe a ver su patria avasallada".

El éxodo y la estadía en el campamento del Ayuí duraron alrededor de doce meses. Fueron meses extremadamente duros, de sufrimientos, tanto físicos como morales.

Según la descripción de un viajero paraguayo que visitó el campamento, "toda esta costa del Uruguay está poblada de familias que salieron de Montevideo; unas bajo las carretas, otras bajo los árboles y todas a la inclemencia del tiempo, pero con tanta conformidad y gusto que causan admiración."

Castro resume de esta forma la estadía: "eran en total, cerca de 16.000 personas, entre familias, soldados, agregados e indios; eran 945 carrua­jes (lo que probaba la clase e importancia de las familias que formaron el éxodo), pocos caballos; algunos carretones viejos y la pobre impedimenta que pudieron preservar de la rapiña y el desgaste de la marcha".

http://www.redota.com

 

CONSECUENCIAS: ARGUMENTO HISTORICO

El 23 el pueblo oriental se reunió en la Asamblea de San José y resolvió aceptar por obediencia el acuerdo entre el gobierno porteño y los realistas de Montevideo pero también mantenerse en armas contra la invasión portuguesa y emigrar del territorio nuevamente controlado por Elío, con lo que se iniciaría el Éxodo oriental, donde un número aproximado de 16.000 personas entre milicianos y civiles marcharon con sus posesiones al norte conducidos por Artigas.

La decisión de abandonar a los orientales fortaleció el liderazgo de Artigas y la percepción de constituir sino una nación al menos una entidad social y de intereses propia y la voluntad de construir una organización política que los respaldara frente a los intereses de Buenos Aires que se habían manifestado claramente indiferentes ante su destino y traicionado su lucha. Esto, que haría eclosión en la Asamblea de 1813 conduciría a décadas de guerra civil y al debilitamiento de la lucha por la independencia.

Artigas envió tropas hacia las Misiones Occidentales ocupadas por fuerzas portuguesas, quienes reclamaron a Buenos Aires para que tomaran medidas contra Artigas. El 16 de marzo de 1812 Diego de Souza avanzó sobre Paysandú. El armisticio fue mal visto por todos. Elío fue relevado por la Junta de Cádiz y Gaspar de Vigodet se puso al frente del gobierno. Artigas, desde sus campamentos en el territorio de la actual provincia de Entre Ríos, continuaba sus escaramuzas contra portugueses y realistas. Los portugueses, que habían sido requeridos y luego despedidos se negaron a hacer efectiva la evacuación del territorio oriental. En cuanto a Buenos Aires, el frente norte se había estabilizado por lo que cuando Vigodet exigió al Triunvirato acciones contra Artigas se rechazó la intimación por lo que 6 de enero de 1812 se cerraba el puerto de Montevideo y Vigodet daba por implícitamente roto el armisticio.

Tras un ultimátum del Triunvirato a la corte portuguesa, la mediación de Inglaterra logró que en mayo de 1812 se firmara un armisticio, el Tratado Rademaker Herrera, que aseguró la evacuación portuguesa de la Banda Oriental. El gobierno de Buenos Aires se consolidó lo suficiente para adquirir suficiente armamento y tomando ventaja del armisticio, emprender la ofensiva. En agosto de 1812 se propuso a Vigodet que aceptara la autoridad del gobierno de Buenos Aires, lo que fue rechazado. El Triunvirato consideró reabiertas las hostilidades y ordenó a Sarratea a quien se sumaría Artigas, avanzar a la Banda Oriental e iniciar el segundo sitio de Montevideo.

http://www.redota.com

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario